Inicio Deportes Clasificada a octavos. Argentina recuperó su nivel, le ganó con autoridad a...

Clasificada a octavos. Argentina recuperó su nivel, le ganó con autoridad a Polonia y sueña

 

Alivio y esperanza para lo que viene. Hoy la Selección recuperó ese nivel que había mostrado en la previa de la Copa del Mundo en un partido donde el resultado quedó corto respecto a la abismal diferencia de juego con el conjunto polaco.

Desde el comienzo fue protagonismo absoluto Argentino, con dominio territorial y de la pelota. Bien desplegada en el campo de juego y con amplitud fue elaborando juego con paciencia ante un equipo polaco que solo se defendía cada minuto más cerca de su propio arco y con un arquero iluminado (Szczesny) que contuvo un penal a Lio Messi y que tapó otras claras.

A diferencia de los partidos previos, esta vez Argentina tuvo tranquilidad en la elaboración de juego encontrando los caminos al arco rival. Pasaban los minutos no lograba concretar, pero el dominio era total. Pudo haber quebrado a Polonia en esa primera etapa con un penal, discutible, malogrado por Messi.

Apenas comenzada la segunda etapa Argentina se encontró con el ansiado gol en una jugada generada por el flanco derecho con una buena diagonal de Kevin Mac Allister que empalmando una pelota sucia le cruzó la dirección para traer alivio. 1 a 0. Merecido

Se podía prever una reacción polaca que nunca llegó. Intentó adelantar líneas pero mostró evidentes limitaciones ofensivas con Lewandosky, en una soledad conmovedora, bien neutralizado por Cuti Romero y Nico Otamendi.

En los minutos siguientes el gol estaba al caer. Argentina manejaba la pelota, casi que monopolizaba su control. Tras una jugada con 38 pases (!!), cortada por una falta, Julián Alvarez marcó el 2 a 0 que sería definitivo.

Pudo haber convertido algún gol más, pero con la clasificación sellado eligió atenuar esfuerzos, mover la pelota de un lado hacia otro ante un rival que solo esperaba que termine el partido.

En el balance fue un paso gigante hacia adelante porque logró reecontrarse con su juego y ganar en confianza, porque hubo una actitud desde el minuto cero para jugar y disputar cada pelota. La Argentina que esperábamos ver.

Fue un equipo que no tuvo punto bajo. Del único que no se puede hablar demasiado es del Dibu Martínez porque prácticamente no intervino. El resto todo en un gran nivel con la recuperación del Cuti Romero y de De Paul; con un Lionel Messi desequilibrante, con Di María inquietando y con la gran aparición de Enzo Fernández y el buen rendimiento de Julián Alvarez que le dieron movilidad al equipo. Los cambios posteriores no desentonaron, todos entraron en el andamiaje de juego correctamente.

El próximo sábado comienzan los octavos de final donde Argentina enfrentará a Australia, un rival duro desde lo físico y con orden como principales atributos. Hoy es momento de festejar, de valorar el rendimiento de menos a más en el certamen y un poco de esperanzarse. Siempre con tranquilidad, mesura y comprendiendo lo difícil que es una Copa del Mundo hoy Argentina dio una muestra de autoridad.

Escribe tu Comentario