ESTAFA ESTRELLA DEL SUR / Los responsables, el oscuro interés detrás del emprendimiento

 

El megaemprendimiento inmobiliario Estrella del Sur va camino a convertirse en una enorme estafa a las más de 900 familias que compraron allí un departamento con el sueño de la casa propia, de tener una más cómoda o como inversión en ladrillos en un país en donde hay una razonable desconfianza con el sistema financiero. Rodolfo Russo, adherente al Fideicomiso y abogado, nos cuenta las últimas novedades y la magnitud de lo que podría terminar en una enorme estafa.

Corría año 2008 cuando comenzó a conocerse sobre un megaproyecto inmobiliario para el partido de Avellaneda. El grandilocuente nombre que se le dio fue el de Estrella del Sur en donde se publicitaba la construcción de más de 900 viviendas en cuatro torres de 26 pisos con un precio y forma de pago muy atractivo. En un contexto donde el acceso a la vivienda propia es muy complicado para sectores bajos, pero también para una franja importante de los sectores medios la oportunidad era seductora.

La política de ventas fue muy agresiva, en el cual inmobiliarias de la zona ofrecían los departamentos con volantes, revistas que mostraban un edificio terminado que también incluían comodidades como piscinas. En el desarrollo participaban BAPRO Mandatos, la empresa Bainter y la constructora CIESA lo que daba cierta confiabilidad que finalmente fue defraudada.

La construcción avanzó, pero desde hace varios años se detuvo dejando el esqueleto de una enorme mole de cemento a metros de la Avenida Hipólito Yrigoyen, pegado a las vías del tren Roca y apenas a algunas cuadras de la cancha de Independiente. Centenares de sueños de la casa propia o de algunos casos en que lo pensaban como una inversión en ladrillos en un país donde ahorrar y dejar la plata en los bancos trae a la memoria malas experiencias todos fueron truncados. Los sueños y las expectativas quedaron sepultados por una estafa que va camino a ser la más grande de la historia en el sector inmobiliario en nuestro país.

Las últimas noticias indican que lo que ha quedado construido del emprendimiento se subastará próximamente por decisión judicial. Rodolfo Russo, adherente al fideicomiso conformado para la construcción y abogado, en diálogo con Portal Sur comentó la magnitud del negociado que se esconde detrás de la liquidaciòn. “Entre el terreno y lo construido estaríamos con una tasación de 1300 millones de pesos. La base de la subasta va a salir por el 30% de ese monto. Hay grupos inversores que estarían comprando a 300 millones (base del remate), algo que vale 1300 millones para terminar vendiendo en 3000 millones“.

Algunos hablan de que se podría replicar la situación de un elefante blanco, un enorme construcción abandonada, como podría ser el viejo Albergue Warnes o el que existe en Mataderos. Acá de todos modos no cuadra del todo esa definición porque parecen existir detrás otros intereses que estarían ante un oportunidad de un negocio millonario.

¿Cómo está la situación del remate del fideicomiso?

El proceso de liquidación ya está avanzado. El viernes pasado terminó la etapa de verificación de los créditos de los adherentes ante la sindicatura que entiende en la causa. Se está designando una serie de profesionales, entre ellos un perito inventariador, otro perito martillero a los efectos de tasar el emprendimiento y la subasta del predio. Algo que es muy dañoso para más de 900 familias que adhirieron al fideicomiso.

¿Cuando arranca el problema que terminó en esta situación?

Arranca con la base de la venta, con la puesta en venta del emprendimiento. Había salido con una subvaluación del 20% como atractivo de venta y con el paso del tiempo el incremento de los costos y diferentes conductas de quienes llevaban adelante el emprendimiento. Hay que destacar que ningún adherente recibió ningún subsidio de nadie, ni préstamo. El adherente se ajustó hasta el último peso para pagar su cuota a tiempo. Desde 2009 hasta 2013 que era la fecha de entrega de las dos primeras torres no existió mora. Casi el 100% pagaban puntualmente su cuota. Con el dinero de 900 familias se construyó lo que hoy se ve.

Imágenes con que se vendía el proyecto terminado

¿Hay adherentes que hayan pagado la totalidad del departamento?

Uno es mi caso. Cuando la obra empezó a avanzar, que fue fuerte en los primeros meses. Cuando estábamos cerca de la posesión de las primeras dos torres, las partes BAPRO (administradora de fideicomisos dependiente del Banco Provincia), CIESA (desarrollador) y Bainter (dueños de las tierras) habían empezado a publicitar el pago total del boleto porque la entrega era inminente. Fue una mentira y un engaño a todos. Muchos hemos cancelado la totalidad de las 120 cuotas cuando ya se había que una de las empresas contratistas, la empresa de albañilería había abandonado la obra meses atrás. Por no llamar a una asamblea prefirieron mostrar una situación de total normalidad.

Yendo al grano, ¿Qué pasó? ¿Quién es el culpable?

Hoy los adherentes tienen que ir a ver a una persona designada por el juez con los cupones de pago  mes a mes para que le sea reconocido su crédito. Mi estudio hizo un esfuerzo grande para representar a la mayor cantidad de adherentes en el proceso de verificación. En muchos casos los adherentes tenían el papel borroso porque era una papel químico que dan los bancos y en muchos casos no pueden acreditar sus cuotas. Tuvieron que juntar todos los cupones para decir que el fideicomiso les debe cuando el fideicomiso tenía registrado mes a mes el ingreso del dinero. Va a haber muchos perjudicados porque no se le van a reconocer ciertas cuotas.

En cuanto a los culpable vale decir que la sindicatura ya presentó ante el Juez un pedido de investigación para ver si algunas de las unidades se encuentran a nombre de las autoridades de BAPRO. Por otro lado, si el proyecto salió subvaluado con el paso del tiempo cambió el proyecto. El objetivo inicial era la construcción de la Torre 2 y 4 que eran las primeras que se entregaban. Allí la plata tenía que destinarse a la terminación de esas dos torres. Cambiaron el proyecto y empezaron a hacer todo en forma paralela, entonces ahí comenzó a generarse una desinversión. Quizás eso fue a propósito, hoy uno se empieza a dar cuenta de un montón de cosas.

Los autoconvocados hemos sostenido la obra hasta el 2017 cuando BAPRO quería la liquidación en 2013. Detrás de todo esto hay un negocio inmobiliario enorme del orden de los 3000 millones de pesos. Desfinanciaron la obra para que ocurra lo que ocurrió y lo que va a ocurrir. Comprar en una subasta a dos pesos todo el emprendimiento saneado por la liquidación y hacer un negocio multimillonario.

Entre el terreno y lo construido estaríamos con una tasación de 1300 millones de pesos. La base de la subasta va a salir por el 30% de ese monto. Hay grupos inversores que estarían comprando a 300 millones, algo que vale 1300 para terminar vendiendo en 3 mil.

¿Se conocen interesados que podrían estar detrás de la subasta?

Tengo entendido que ya hay algunos dando vuelta, pero no les va a resultar fácil. Hay una idea que estamos elaborando desde los propios adherentes para que desde nuestras propias acreencias ser nosotros mismos los oferentes en el momento de la subasta. Si alguien lo quiere comprar va a tener que poner un peso más que la suma de nuestras acreencias

Si se remata, ¿quienes cobrarían primero?

Primero los abogados que han intervenido, los abogados de BAPRO, la sindicatura y otros acreedores privilegiados. De lo que quede se va a distribuir entre todos los adherentes.

¿Hay antecedentes de liquidación de un fideicomiso de estas características?

En Capital hay uno, pero no de la magnitud de este.

¿En qué porcentaje está la construcción del proyecto?

La torre 4 está en un 81%. El resto ronda el 41%.

¿Quienes son los responsables?

Todos los directivos de BAPRO mandatos. Da la casualidad que después de presentar la liquidación del fideicomiso el 24 de noviembre pasado se fueron todos.

Daniel Scioli, como gobernador de la Provincia de Buenos Aires durante esos años ¿es responsable de esto? ¿Cómo actuó la actual Gobernación?

Totalmente, y parte también la tiene la actual Gobernación. Hemos hecho cerca de 3000 pedidos de audiencia para tratar de inyectar créditos que la gente lo pueda pagar y no se recibió ningún tipo de respuesta. Pareciera ser que para conseguir algún tipo de entrevista con la Gobernadora hay que pararle el auto como hicieron en Mar del Plata (en referencia a la situación donde un grupo de guardavidas hizo un corte en donde terminó teniendo un diálogo con María Eugenia Vidal altamente viralizado).

ENTREVISTA: PEDRO FERNÁNDEZ, PABLO GUILLERMO Y DIEGO DE MATTEI / TEXTO: LEONARDO MARTÍN 

Escribe tu Comentario