QUILMES / Fin del acampe en el municipio, reincorporan a los despedidos

Desde hace 40 días trabajadores despedidos de la municipalidad de Quilmes venían realizando un acampe en las puertas del palacio municipal en la calle Alberdi al 500. Después de la larga lucha, finalmente, hoy por la tarde se firmó el Acta Acuerdo por la cual los trabajadores fueron reincorporados 

Desde comienzos de 2018 hubo centenares de despidos en la municipalidad de Quilmes, distrito manejado por Martiniano Molina (Cambiemos). Dentro de ellos tres delegados de ATE de Alumbrado Público. En el Acta Acuerdo firmada entre las partes rubricó la reincorporación de esos tres trabajadores y se procuró dar solución a la situación de cinco cesanteados más.

Además de las autoridades municipales el Acta fue firmada por Susi Paz y Eduardo Rodríguez, secretaria general y gremial respectivamente de la CTA de los Trabajadores, Vanesa Comas y Roxana Villalba, delegadas de ATE, Pedro Coria de la CTA Autónoma y Gabriel Berrozpe, referente de la agrupación Verde y Blanca de ATE.

De parte de los firmantes hubo criticas hacia el rol que cumplió la conducción local de ATE, a la que critican por haberse apartado del conflicto y de la “defensa de los compañeros”.

Desde el Frente Solidario de Lucha donde confluyen tanto la CTA de los Trabajadores como la Autónoma, ATE y organizaciones sociales expresaron “logramos con más de 40 días de acampe y la movilización contundente del miércoles, que el gobierno municipal de Martiniano Molina revea las bajas, garantizando el puesto de trabajo de diversos compañeros, logrando el reconocimiento de la tarea de los trabajadores que son quienes hacen efectivas las políticas públicas, construyen la salud, la educación, el servicio público y la atención al vecino, aún cuando quienes gobiernan desprecien la planificación y la ejecución de estas”.

También apuntaron al contra el funcionario de Servicio Públicos Sergio Chomyzcyn, recientemente alejado de sus funciones, al quien apuntan como el “promotor del inicio del conflicto, que nunca elegimos, pero que si hemos enfrentado con unidad y solidaridad”.

El acampe se mantuvo por 36 días en las puertas de la municipalidad, luego trasladado a la Casa de la Cultura en Rivadavia y Sarmiento tras habérsele dictado un orden perimetral al delegado Sergio Grippi por parte del funcionario Sergio Chomyzcyn.

Con este acuerdo, se desactiva un conflicto que venía siendo un dolor de cabeza para Martiniano Molina. Algo para evitar en un año donde seguramente buscará su reelección en el distrito.

LEONARDO MARTÍN

Escribe tu Comentario