CIERRE DE GAELLE / “Lo que antes producíamos acá, ahora lo compra en Brasil y China”

Cierre de industrias, despidos, suspensiones, industriales que se reconvierten en importadores son, lamentablemente, noticias habituales en el presente de la Argentina. La fábrica de calzado Gaelle, localizada en Piñeyro, cerró sus puertas días atrás dejando 60 trabajadores en la calle y, al menos hasta ahora, sin indemnización.  

La fábrica de Gaelle está ubicada en la calle Marío Bravo 1965, puertas frente a las que hoy se manifestaron los trabajadores despedidos pidiendo en el mejor de los casos su reapertura y de no ser así al menos cobrar las indemnizaciones. Los trabajadores apuntan sobre el empresario José Lópes al que acusan de negarse a pagar las indemnizaciones. A ello agregan que en los últimos dos años la planta de la empresa era de 350 trabajadores y que esta última tanda de despidos termina de liquidar a la fábrica. No es que la empresa dejó de vender su productos, “José López se transformó en importador” agregan con bronca.  “Ahora trae el calzado desde China y Brasil” directamente cuenta Jorge Villalba, delegado de la fábrica.

Al 22 de agosto en la planta quedaban 60 trabajadoras y trabajadores. No habían cobrado el aguinaldo y por eso en el mes de julio iniciaron protestas hasta llegar a un paro de 11 días. Finalmente intervinieron el Ministerio de Trabajo y el sindicato. Se declaró la conciliación obligatoria. El 21 de agosto terminó dicha conciliación y el 23 los trabajadores se encontraron con una nota en la puerta “sin actividades” en la que se notificaba que la empresa dejaba de funcionar.

Villalba, delegado, cuenta “para nosotros fue una sorpresa. El dueño de la empresa ahora compra en Brasil y China dejando de producir en nuestra planta”.

“Creció mucho desde el 2005 en adelante, pero a partir del 2015 comenzó a achicarse. Primero echando a los más nuevos, ahora siguió con los que teníamos más años” contó. “Acá producíamos calzado y ensamblábamos otros calzados, pero ahora directamente es todo importado” agregó.

Todo comenzó en agosto cuando realizamos unas acciones porque no nos habían pagado el aguinaldo, hicimos una huelga y se agarró de eso para decir que eso era ilegal. Venía buscando la excusa para echarnos” narra.

Estaba dictada la Conciliación Obligatoria actuando el Ministerio de Trabajo en Avellaneda, pero Lópes sabe que hoy puede violar la ley y no presentarse a la audiencia. El argumenta que nosotros boicoteamos la fuente de trabajo, ¿cómo vamos a hacer eso en este momento del país?” remata Villalba.

 

 

Escribe tu Comentario