AVELLANEDA / De recorrida por la Eco-Area

Visitamos la Eco-Área, reserva natural en la costa de Sarandí y Villa Domínico que se va a abrir al público a partir del sábado 3 de marzo. Un recorrido por la selva nativa de 140 héctareas, 1200 metros de pasarelas en medio de un entorno natural sorprendente.

Se trata de la Reserva Natural Avellaneda, delimitada por los Arroyos Sarandí y Santo Domingo y por el Río de la Plata, en la costa que se extiende entre las mencionadas localidades de Avellaneda.

Se podrán avistar más de 180 especies de aves, más de 10 especies de anfibios (casi el 50% de las presentes en la provincia de Buenos Aires), 30 especies de libélulas (12% de las presentes en Argentina), la presencia de ceibos (flor nacional de Argentina), convirtiéndose de esta manera en uno de los sitios de mayor biodiversidad de la provincia.

En el interior del predio conviven especies autóctonas, como líquenes y helechos, con importadas, como el arce de Noruega. Algunos árboles son resabios de las plantaciones que cultivaron en su momento los quinteros del lugar, como algunos frutales. Lagartos, tortugas y víboras se escabullen entre la vegetación. Los expertos hallaron además unas 30 especies de libélulas.

Hasta mediados del siglo XX solía ser un lugar en el que predominaba la actividad de quinteros frutihortícolas y de viñedos. Los vecinos más antiguos de Avellaneda recuerdan cuando se acercaban hasta allí para adquirir productos frescos. Con el paso del tiempo, la producción mermó y la selva se hizo dueña del predio y apenas unos pocos cultivadores continúan instalados en la zona, mientras los vecinos quedaron a espaldas del río; las raíces genovesas de los primeros inmigrantes del siglo XX todavía perduran en algunas edificaciones de chapa y elevadas sobre pilotes para sobrellevar la “sudestada”.

El predio contará con una casa de guardaparques, sanitarios, dos sectores de estacionamiento vehícular (a 500 metros de la entrada) y un lugar de interpretación para charlas informativas sobre la reserva. La inversión fue de casi $21 millones.

En el nuevo paseo, la traza de la pasarela fue diseñada para afectar lo menos posible la vegetación y durante el recorrido, se puede percibir que debajo de las tablas el suelo es húmedo, como pantanoso. Las hojas de las alocasias u “orejas de elefante”, como se las conoce popularmente parecen buscar cómo adentrarse en el sendero y están en casi todo el recorrido.

El sábado a las 11 hs. el intendente Jorge Ferraresi hará la inauguración formal del sitio, que sin dudas marcará un antes y un después en la vida del distrito.

 
Escribe tu Comentario